Saltear al contenido principal
Pelegrín Muñoz: «Tajamar Creció Con Espontaneidad, Sin Un Plan Previsible»
Pelegrín Muñoz - Fundación Tajamar

Pelegrín Muñoz, que fue el principal promotor de Tajamar desde 1958 hasta 1976, y después primer gerente de la Fundación hasta 1981, declaraba que Tajamar nació y creció de forma natural, sin un plan preconcebido. Pelegrín mantuvo una animada tertulia-café con un grupo de patronos de la Fundación el pasado jueves 2 de febrero.

Durante este encuentro, Pelegrín hizo memoria de cómo fue el desarrollo de esta institución, a la que él llegó el 25 de marzo de 1958 dejando tras de sí un presente profesional muy bueno. La empresa que le ponían delante era un gran sueño, pero que había que crear. Lo mismo hizo Bernardo Perea, el primer director del Instituto, que también dejó su cátedra de Griego en Sevilla para venir a poner en marcha y dirigir este centro.

Cuando él llegó a Vallecas, una de las primeras cosas que hizo fue contactar con “las fuerzas vivas” de la zona. Habló con Pedro Torres, comisario jefe de policía, Eleuterio de Juana, teniente alcalde del Ayuntamiento, con Méndez de Vigo, notario y Tomás Esteras, presidente del Rayo Vallecano.

Pelegrín Muñoz - Fundación Tajamar

Preguntado por el modo en que se consiguió el terreno que ocupa actualmente Tajamar, este promotor habla con conocimiento de causa, pues fue quien hizo todas las gestiones: «toda esta zona era tierra de labor, así es que hubo que hablar con los arquitectos del ministerio para reordenar este sector. Estuvimos un año con visitas semanales a los hermanos Picardo, que eran los encargados de este sector. Al final vimos que en la ordenación se habían previsto tres zonas para viviendas y una para una institución. Esa zona era amplia, de 500 mts de largo por 250 de ancho».

A partir de ahí se sucedieron las múltiples gestiones para conseguir recursos económicos. Empezaron a presentar el proyecto de Tajamar en numerosas instituciones y empresas, para recabar donaciones. Así, cuenta Pelegrín, que “la primera gestión que hice fue en Huarte. Hablé con el propio Juan Huarte y con Miguel Angel Echávarri, que llevaba los asuntos sociales de la empresa. Nos dieron 150.000 pts. para pagar a los profesores que llevaban dos meses trabajando sin cobrar”.

El clima del encuentro tan espontáneo como los mismos recuerdos que brotaban de la prodigiosa memoria del invitado, una institución en la propia Fundación y en todo Tajamar. Los patronos agradecieron la sobremesa y tomaron buena nota de la trascendencia de su trabajo al frente de esta institución.

Pelegrín, tras veinticinco años en Tajamar, pasó a trabajar en las cajas de ahorro. En 1986 fue ordenado sacerdote y ejerce ministerio pastoral hasta la fecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba